12.05.2014 21:32

Las chanclas cómodas, dañinas y peligrosas

Con la llega del calor cambiamos nuestro vestuario, uno de los elementos propios de estas fechas son las chanclas. Cómodas, coloridas, divertidas... pero cuidado, su uso continuo puede ser negativo para los pies e incluso su uso en determinadas circunstancia puede llegar a ser peligroso. 

El frío y la lluvia ya se fueron y el look playero empezó a apoderarse de vitrinas y anuncios publicitarios, así como de los pies de niños, jóvenes y adultos con las coloridas chanclas o flip flop, conocidas en inglés.

Y es que no hay otro calzado como éste para anunciar el arribo del calor y del incremento de pacientes en las salas de emergencia por caídas graves, accidentes automovilísticos o laceraciones en los pies.

Sin embargo, las chanclas no deben usarse a diario ya que ofrecen muy poco apoyo y dejan sin protección a los pies. Al ser un calzado de suela plana, no ofrece apoyo al arco natural del pie y pueden resultar en dolores en las rodillas, los tobillos, las pantorrillas, la espalda y hasta la cadera. El uso de chanclas con frecuencia está asociado a caídas, lesiones de tobillo y hasta fracturas de huesos como resultado de tropiezos. También los diabéticos deben tener especial cuiaddo con ellas por la posibilidad de ampollas y heridas. Por estas razones sólo están recomendadas para ser usadas en momentos específicos, como ir a la piscina o a la playa, o tomar una ducha en un sitio público, ya que previene el contagio de infecciones a los pies.

Mención aparte merece la conducción con chanclas. Según un estudio de la Fundación del Comisariado del Automóvil, el 25,76% de los conductores conduce con ropa de baño en verano y cinco de cada cien confiesan que han conducido alguna vez con las chanclas puestas o incluso se atreven a ir descalzos, un hábito especialmente peligroso ya que conlleva perder superficie de apoyo y sensibilidad con los pedales, advierten desde la. De igual manera, hacerlo con chanclas priva de la máxima libertad de movimiento, pueden engancharse en los pedales y nos arriesgamos a sufrir un accidente por no poder actuar de manera correcta ante un imprevisto. Además, circular sin camiseta o en bikini puede ser peligroso ya que el cinturón de seguridad, que es de uso obligatorio, puede ocasionar quemaduras, rozaduras y lastimar la piel.

¿Cómo usarlas y seleccionarlas?

Para no dañar los pies con el uso inapropiado de las chanclas se aconseja:

  • Nunca usar las chanclas para caminar distancias largas.
  • Seleccionar algún modelo de las chanclas que den apoyo al arco del pie.
  • Escoger chanclas elaboradas en piel. Es menos probable que unas chanclas de piel de buena calidad provoquen ampollas u otro tipo de irritaciones.
  • Seleccionar las que tienen suela fuerte.
  • Evitar las chanclas suaves que pueden doblarse por la mitad.
  • Cerciorarse que quedan a la medida del pie. El pie no debe sobresalir por ningún lado de las chanclas.
  • Estar atento a las señales de desgaste. En cuanto haya señales claras de desgaste, es el momento de comprar otras.

Prestar atención a tus pies. No hay que ignorar la irritación que se produzca entre los dedos de los pies, que puede provocar ampollas y posibles infecciones.

—————

Volver


Contacto

José Juan García Herranz

Avd. Luís de Morales 24, esc.2 - 3º
41018 Sevilla


954537940